Bulgaria en primavera

Lo mejor de la naturaleza del sudeste de Europa


  • Viaje guiado a Bulgaria
  • 3 a 15 de junio de 2018
  • Grupo entre 10 y 15 participantes

El viaje

Introducción a las aves reproductoras y otros aspectos de la vida silvestre de Europa sudoriental, mediante un circuito en Bulgaria que recorre tres entornos diferenciados: las montañas de los Balcanes, las tierras bajas ribereñas del Danubio y las orillas del Mar Negro. Objetivo primordial serán las especies que faltan o son raras en el oeste de Europa, muy en particular las de aves rapaces, aves acuáticas y paseriformes forestales, y que van desde el águila imperial oriental al carbonero lúgubre y desde el pelícano ceñudo al alcaudón núbico. En las fechas escogidas, de finales de la primavera, todavía el tiempo no es demasiado caluroso y se mantiene la actividad canora de las aves reproductoras, en especial en las montañas.

Itinerario

Día 1: Vuelo de Madrid a Sofía, capital del país, con llegada por la tarde. Traslado al hotel.

 

Día 2: Madrugaremos para visitar el Parque Natural de Vitosha, en las inmediaciones de Sofía. Es la zona protegida más antigua de Bulgaria y contiene esencialmente ambientes forestales y de montaña, con altitudes que superan los 2.000 m en una decena de picos. En los bosques, con predominio de piceas y abetos en las alturas, habitan aves como cascanueces, pico dorsiblanco, pico tridáctilo y mirlo capiblanco. Viajaremos a continuación en dirección este hasta la pequeña e histórica ciudad de Troyan, que debe su nombre a la Vía Trajana, la calzada que unía el Danubio y el mar Egeo a través de los Balcanes. La ciudad es famosa por un hermoso monasterio del siglo XVI, que visitaremos, y por producir un buen aguardiente de ciruela.

 

Día 3: Dedicado por completo al Parque Nacional de los Balcanes Centrales, a corta distancia de Troyan. Con más de 700 km2 y altitudes que varían entre 550 m y 2.376 m, en el pico Botev, es uno de los parques nacionales más extensos e interesantes de toda Europa. Alberga del orden del 50% de las especies de flora y el 60% de las de fauna vertebrada de Bulgaria. Por lo que se refiere a las aves, además de muchas especies forestales, en las partes más elevadas se pueden ver otras típicas de montaña como roquero rojo, acentor alpino y chova piquigualda. Pasaremos la noche en la pequeña localidad de Letnitza, al nordeste de Troyan.

 

Día 4: A primera hora visitaremos una zona kárstica junto a la localidad de Devetaki, que entre otras cosas de interés posee una cueva con una espaciosa sala central de 60 metros de altura y el techo hundido en diversos tramos. Seguiremos luego rumbo norte, con alguna parada pajarera, hasta alcanzar en Belene las orillas del Danubio y la frontera con Rumanía.

 

Día 5: Día completo en la reserva natural de la isla de Belene, o Persina, probablemente el mejor humedal del país, con más de 200 km2 de extensión y numerosas islas. Un auténtico paraíso para aves acuáticas donde las especies sobresalientes incluyen cormorán pigmeo, garceta grande, morito y porrón pardo. También mucho interés tienen plantas acuáticas como Nuphar lutea (nenúfar amarillo), Trapa natans (castaña de agua) y Utricularia vulgaris, ya muy raras en otras partes de Europa. Pernoctaremos en la ciudad de Ruse, con hermosos edificios del siglo XIX.

 

Día 6: Viaje siguiendo el curso del Danubio rumbo a este. De camino pararemos para ver una de las joyas arqueológicas más notables de Bulgaria, el enterramiento tracio de Sveshtari, del siglo III a. de C., Patrimonio de la Humanidad. A continuación, también en la lista del Patrimonio de la Humanidad, uno de sus mejores humedales, la Reserva de la Biosfera de Srébarna, de más de 600 ha de extensión. En su gran lago anidan entre otras aves tarros canelos, somormujos cuellirrojos, espátulas, pelícanos ceñudos y pigargos europeos. Pernoctaremos en la ciudad de Dobrich, a corta distancia ya de las costas del Mar Negro.

 

Día 7: De Dobrich a Varna. Una primera visita por la mañana al lago de Durankulak que, aunque debe su fama sobre todo a la invernada de la barnacla cuellirroja, en esta época del año recibe la visita de gran número de aves migratorias gracias, entre otras cosas, a su situación costera y su proximidad al Delta del Danubio. Entre las especies que nidifican es común el carricero agrícola. Un poco más al sur, otra visita de mucho interés ornitológico será la que efectuaremos al cabo Kaliakra, promontorio rocoso de altos acantilados que se adentra un par de kilómetros en el mar y está coronado por una fortaleza medieval otomana. Es un punto de migración estratégico y además, en las estepas que lo circundan, típicas de la región de la Dobruja, se pueden ver aves como cernícalos patirrojos, alcaravanes, carracas, estorninos rosados, collalbas isabelas, collalbas pías y escribanos cabecinegros. En el mar se dejan ver delfines, cormoranes moñudos y pardelas mediterráneas. Varna, donde pasaremos la noche, es la mayor ciudad búlgara a orillas del Mar Negro.

 

Día 8: De Varna a Burgas, por la costa, siguiendo la Vía Póntica. Al sur de Varna, a corta distancia se emplaza la Reserva de la Biosfera de Kamchia, con zonas costeras y viejos bosques ribereños donde se intentará la observación de pico mediano, pico sirio y papamoscas semicollarino. Un poco más allá, en Emine nos esperan si hay suerte el águila pomarina y el zarcero grande. Dejando a un lado por un rato la actividad pajarera, llegada la tarde visitaremos el pintoresco casco antiguo de Nesebar, Patrimonio de la Humanidad. Ubicado en una pequeña península conectada a tierra por un istmo de 300 m de longitud, fue sucesivamente asentamiento tracio, colonia griega, importante centro comercial bizantino y, entre los siglos XV y XIX, plaza fuerte de los turcos. Antes de retirarnos a cenar y dormir podemos visitar, si se desea, las bodegas de una finca vinícola.

 

Día 9: Visita por la mañana a los humedales del entorno de Burgas, que incluyen las zonas protegidas de Poda y el lago Antanasovsko, de importancia para las aves acuáticas. Por la tarde, recorrido por las cercanas colinas de Strandzha, en la frontera con Turquía, con una serie de reservas ricas en flora y fauna. Intentaremos ver pájaros carpinteros y rapaces como el gavilán griego, el ratonero moro y el águila imperial oriental. Volveremos a dormir a Burgas.

 

Día 10: Desde la ciudad portuaria de Burgas nos internaremos al oeste para visitar en primer lugar, tras un viaje de dos horas y media, la antiquísima ciudad de Plovdiv, con un importante teatro romano, murallas, iglesias, mezquitas y estrechas calles empedradas llenas de sabor. Después de comer, un segundo tramo largo de carretera nos acercará a las montañas Rhodope, donde nuestra primera parada tendrá lugar en los “puentes maravillosos” de Chudnite Mostove, gigantescos puentes naturales de origen kárstico. Pararemos también brevemente en la pintoresca localidad de Shiroka Laka, famosa tanto por su antigua arquitectura tradicional como por su música folclórica. Pararemos a dormir en la ciudad balneario de Devin.

 

Día 11: Día completo en las montañas Rhodope, en el entorno de Devin, con visitas entre otros sitios a las espectaculares gargantas de Trigrad y Bujnovo y a la caverna de Yagodina. En las gargantas es posible observar de cerca al treparriscos, mientras que en los espléndidos bosques de hayas, pinos, piceas y abetos habitan aves como mochuelo alpino, mochuelo boreal, pico dorsiblanco, pito cano, picamaderos negro, grévol y urogallo, además de numerosos paseriformes.

 

Día 12: De Devin a Sofía. Dedicaremos la mañana desde temprano, por tanto tiempo como sea posible, a los bosques de la zona en el entorno de los lagos Dospat y Shiroka Polyana, para desplazarnos luego a Sofía. Aquí nos espera una cena de despedida, acompañada de espectáculo folclórico.

 

Día 13: Por la mañana, visita guiada a la ciudad de Sofia, que cuenta con una importante catedral ortodoxa y otros magníficos edificios, y tiempo libre para descansar o hacer compras. Vuelo por la tarde hasta Madrid.

+ Ver el itinerario completo

Qué incluye

  • Alojamiento y desayuno en hoteles de tres y cuatro estrellas.SI

    El alojamiento es en habitación doble. Suplemento individual: +180 €

  • Cenas, salvo la del día de llegada.SI

  • Transporte en autocar cómodo con AC. Transfers.SI

  • Guía acompañante desde España y guía local en inglés. Guías a las visitas pertinentes.SI

  • Seguro básico de viajes.SI

    Se puede ampliar.

  • Entradas a las visitas descritas en el programa.SI

  • Paseo en barca en el río KhamchiaSI

  • Vuelos.NO

    190€ Vuelo directo incluyendo maletas (a 01/04/2018).

  • Comidas.NO

  • Gastos personales.NO

  • PropinasNO

  • Otros servicios no descritos como incluidos.NO

Fotos

El país

Con una extensión de poco más de 110.000 km2 y unos 7,5 millones de habitantes, Bulgaria es un país relativamente poco poblado en el que se conservan formas poco intensivas de agricultura y ganadería favorables al mantenimiento de la vida silvestre, en un entorno de verdes paisajes poco transitados y con una importante cubierta forestal. En la Unión Europea desde el año 2009, Bulgaria es no obstante un país moderno, tranquilo y fácilmente visitable.

 

También es un país de vieja historia, con un importante legado que permite diversificar los motivos de atención del viaje y que nos llevará a visitar restos arqueológicos tracios y romanos, fortalezas medievales, monasterios, pueblos tradicionales y otros sitios de interés cultural. En la mejor línea de nuestros viajes, mucha naturaleza y muchas aves, pero también geografía, cultura, gastronomía y diversión.

En habitación doble 1.390 €

O, si lo prefieres, llámanos

+34 636 432 846


Otros viajes que te pueden interesar

Mongolia: estepas del norte y Gobi-Altai

Rumanía: Delta del Danubio y Transilvania

Sri Lanka


APÚNTATE A NUESTRO NEWSLETTER

Es la mejor manera de estar informado de los nuevos viajes que estamos planeando y de recibir ofertas y descuentos exclusivos.


CONTACTO

No dudes en ponerte en contacto con nosotros para cualquier duda o sugerencia. ¡Estamos encantados de atenderte!